Colegio Oficial de Arquitectos de Málaga

Premios Málaga 2005

El objeto de los premios es el reconocer y difundir aquellas obras o trabajos del ámbito territorial
de este Colegio, en las que concurran valores de especial interés arquitectónico o urbanístico, realizados durante los años 2003 y 2004. A su vez, es objeto de estos Premios el reconocimiento
de aquellas Instituciones y medios de comunicación o trabajos de investigación que hayan destacado por su labor de defensa, fomento y difusión de la arquitectura y el urbanismo, igualmente
durante los años 2003 y 2004.

 

Además, este año será premiada la trayectoria profesional de un arquitecto residente en la
demarcación de este Colegio.

 

El Jurado, reunido en Málaga el día 8 de junio de 2005, ha estado compuesto por los siguientes miembros:

 

Andrés Álvarez de Toledo Rohe
Decano–Presidente

 

José Miguel Arregui Ruiz
Secretario

 

Rafael Juan Gómez Martín
Vocal de Arquitectura y Cultura

 

Francisco Peñalosa Izuzquiza
Arquitecto Académico de San Telmo

 

Víctor Pérez Escolano
Arquitecto y Catedrático de Historia del Arte de la E.T.S.A. de Sevilla

 

Secretaría
Alejandro Guzmán Montes
Arquitecto responsable del departamento de arquitectura y cultura

 

Los Premios se estructuran en las siguientes modalidades:

Premio Málaga de Edificios de Nueva Planta

Premio
Sede Administrativa para Instituto Andaluz de la Juventud
Arquitectos: Joaquín López Baldán y Luis Tejedor Fernández
Promotor: Dirección General de Patrimonio y Consejería de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía

Menciones
Casa y estudio (calle Andrey Bruncio, El Palo, Málaga)
Arquitecto: Rafael Reinoso Bellido
Promotor: Carmen Blanco Cristofol

Centro Social Los Prados
Arquitecto: Javier Pérez de la Fuente
Promotor: Gerencia Municipal de Urbanismo del Excmo. Ayuntamiento de Málaga

Teatro Cervantes de Álora
Arquitecto: Juan Gavilanes Vélaz de Medrano
Promotor: Ayuntamiento de Álora (Málaga) y Diputación de Málaga

Premio Málaga de Rehabilitación y Restauración

Menciones
Intervención de emergencia en la qubba de acceso al primer recinto amurallado de
Álora (Málaga)
Arquitectos: Juan Gavilanes Vélaz de Medrano y José Manuel Torcello Teva
Promotores: Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Álora (Málaga)

Rehabilitación de la muralla medieval en calle Carretería
Arquitectos: Luis Felipe González–Cebrián Tello y Pedro Rodríguez Pérez
Promotor: Gerencia Municipal de Urbanismo del Ayuntamiento de Málaga

Rehabilitación de Casa del Gigante
Arquitecto: Ciro de la Torre Fragoso
Promotor: Excmo. Ayuntamiento de Ronda y Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía

Premio Málaga de Arquitectura Interior

Premio
Rehabilitación de la librería Proteo
Arquitectos: Isabel Cámara Guezala y Rafael Martín Delgado
Promotor: Librería Proteo

Menciones
Adaptación de local para sala de exposiciones
Arquitecto: Javier Pérez de la Fuente
Promotor: Gerencia Municipal de Urbanismo del Excmo. Ayuntamiento de Málaga

Tienda Corso Como
Arquitecto: Francisco González Fernández
Promotor: Baltasar Benítez Cortes

Premio Málaga de Urbanismo y Espacios Públicos

Premio
Plan Especial Colonia Santa Inés
Arquitectos: José Mª Romero Martínez, Rafael de Lacour Jiménez y Rafael Reinoso Bellido
Promotor: Gerencia Municipal de Urbanismo del Excmo. Ayuntamiento de Málaga

Menciones
Parque Laguna de Barrera
Arquitectos: Mª Eugenia Candau Ramila y Juan Antonio Marín Malavé
Promotor: Gerencia Municipal de Urbanismo del Excmo. Ayuntamiento de Málaga

Reforma del sector sur del Parque del Oeste
Arquitecto: Eduardo Rojas Moyano
Promotor: Excmo. Ayuntamiento de Málaga

Premio Málaga de Fomento de la Arquitectura
Al Periódico “Málaga Hoy”, por su labor periodística realizando una información y análisis crítico de la actualidad urbanística y arquitectónica de Málaga, promoviendo debates entre profesionales y el público en general, provocando un valioso impulso al mejor desarrollo arquitectónico de Málaga.
Premio Málaga de Trayectoria profesional

Tras amplio debate del Jurado sobre un importante número de colegiados que podrían merecer este Premio, con la abstención de Andrés Álvarez de Toledo Rohe y Ricardo Álvarez de Toledo y Gross, se acuerda, conceder ex aequo este Premio Málaga a la Trayectoria Profesional a los Arquitectos Guillermo García Pascual y Ricardo Álvarez de Toledo y Gross

Por primera vez en una convocatoria de los Premios Málaga de Arquitectura, se establece un Premio destinado a reconocer aquellas trayectorias profesionales que por sus méritos y ejemplaridad se hagan acreedores a ello. Habitualmente estos premios se orientan preferentemente hacia la actividad específica proyectual y edificatoria, pero como todos sabemos, el marco y el campo del ejercicio profesional es mucho más amplio y se abre en abanico hacia labores docentes, administrativas, institucionales, legislativas, investigadora, mediáticas, o incluso políticas, desde las que el arquitecto actúa e incide en la sociedad de la que formamos parte. En numerosas ocasiones la trayectoria profesional no se desarrolla en una sola dirección, sino que es el resultado de la sinergia producida por la mezcla de diferentes ámbitos de actuación.

Los dos arquitectos premiados en esta primera convocatoria del Título IV, Guillermo García Pascual, a título póstumo, y Ricardo Álvarez de Toledo Gross, felizmente presente entre nosotros, comparten premio y excelencia en los méritos. Representan de manera ejemplar la unión combinada entre una fecunda labor propiamente arquitectónica y una admirable dedicación a la institución colegial. Ambos han sido Presidentes de la Delegación del Colegio en Málaga y ambos son paradigmas de capacidad y entusiasmo en la tarea de consolidar una estructura colegial cada vez más compleja. Asimismo los dos premiados han tenido un papel protagonista determinante en que hoy nos podamos reunir en esta sede colegial que este año cumple el 25 aniversario como centro de convivencia de los arquitectos residentes en Málaga.

En la glorieta del jardín que lleva el nombre de Guillermo García Pascual se guarda la memoria de este querido compañero que desde sus comienzos profesionales, como arquitecto municipal en Melilla a finales de los cuarenta, hasta sus últimos años de amoroso y admirable trabajo como conservador de los edificios y jardines colegiales, ejerció la profesión tal y como el mismo resumía en uno de sus aforismos: “Deberás sentir el placer y la emoción de crear, con orgullo sano, no con soberbia de necio mediocre”.

Pero si hay que buscar al verdadero “culpable” de que disfrutemos de este marco físico envidiable y envidiado, ese es Ricardo Álvarez de Toledo, bajo cuyo mandato presidencial se llevó a cabo la adquisición y rehabilitación del Hotel que para D. Tomás Bolín proyecto el arquitecto Fernando Guerrero Strachan, en la finca Los Castillejos. Su rehabilitación marcó un hito, después felizmente muy repetido, en la política de recuperación del patrimonio arquitectónico malagueño, para su uso como sedes institucionales. Es probable que la experiencia de Ricardo Álvarez de Toledo como arquitecto municipal y redactor del Plan General, le hicieran intuir la capacidad dinamizadora de un equipamiento social y cultural en una zona, hasta entonces casi olvidada, como era El Limonar Alto a finales de los años 70.

Los edificios y jardines que hoy conforman el Colegio de Arquitectos, son la metáfora construida de lo que Ricardo Álvarez de Toledo entendía que debía ser la puesta al día de la estructura y servicios colegiales. Sobre un pasado corporativo minoritario y exclusivo, sentar las bases para atender a las nueva necesidades derivadas de un proceso de titulados en masa. A partir de esa constatación, desarrolló un extraordinario trabajo de defensa del prestigio e independencia profesionales, frente a intrusismos, nuevas titulaciones, regulación normativa de la Ley de la Edificación, reformas estatutarias y de reglamentos adecuadas a la nuevas estructuras autonómicas, relaciones con las administraciones locales, y en especial, su gestión en el saneamiento y viabilidad del sistema de asistencia y previsión social de la Hermandad Nacional de Arquitectos.

Por razones de la necesaria brevedad de este acto, ha sido preciso resumir en estas pocas líneas la ejemplar trayectoria profesional de los dos premiados.